Soundblaster es otro nivel

Mi primera tarjeta de sonido llegó por allá de 1997 y era una no poderosa, pero si muy versátil OPL3 de Yamaha, que dicho sea de paso, era todo un chollo configurarla y creo que hasta el día de hoy aún tengo de repente pesadillas, era un armastote de 250 gramos de peso, que trabajaba sobre el antiguo bus ISA a 16 bits, realmente maravilloso cuando funcionaba la bendita configuración y el BIOS detectaba la tarjeta y se le pegaba la gana a Win 95 reconocer los drivers, en fin, que esta tarjeta revolucionó los juegos en la PC, y en específico con dos juegos, que eran Doom 2 y Quake 2, yo hasta la fecha soy fan de Quake 2 y he de decir que en una PC moderna, funciona súper bien e incluso este pasado 2019 se lanzó una versión completamente remasterizada para procesadores gráficos modernos. En fin que la tarjeta Yamaha permitía a los juegos hacer uso del potencial de sonido “Real” y salir de los tonos electrónicos al estilo Mario Bros, o Pacman, esto revoluicionó por completo el mundo gamer, la tarjeta era similar a esta:

Tenía un puerto “MIDI” que es una interfaz para conectar instrumentos musicales en “cadena” y grabar el sonido que producía cada uno de ellos también se ocupaba para conectar Joysticks que no, no eran ni por poco parecidos a los de hoy en día, y eran feos y difíciles de calibrar, pero furulaban, tambien integraban una entrada de microfono en 3.5 mm, una entrada de línea, y una salida estereo de audio, también en 3.5 mm, podíamos conectar ahi los audífonos o unas “poderosas” bocinas para computadora y el resultado era “Bueno” pero sin llegar a nada espectacular.

Posteriormente llegó a mis manos una tarjeta que tenía 5 conectores de 3.5 mm, y era mucho más pequeña que mi OPL3 y decía SoundBlaster Live 5.1, Está pequeña maravilla llegó cuando el “boom” del MP3 estaba en boga y se buscaba que no solo se comprimieran los archivos, sino que se reprodujeran con la mejor calidad posible y si, aunque lo duden esta tarjeta hacía maravillas con los MP3 a un bitrate mas o menos decentes, hablemos de 160 KBPS para arriba, y funciono de manera mucho más que correcta desde 1999 hasta el año 2006 que Win Vista desapareció el soporte para mi tarjeta, funcionó un rato más en Linux y hoy día vive muy feliz (o al menos eso creo) en un Pentium IV de 2003 con win XP, en fin que su mejora principal era que podía manejar salidas envolventes de sonido, es decir 5 canales de audio como si de un AVR se tratara, y así ofrecer las prestaciones de reproducción que un DVD podría ofrecer, en aquel momento adquirí unas bocinas Altec Lansing de 4.1 canales que aún funcionan y hacen muy bien su trabajo, fue la primera vez que tuve una experiencia similar al cine en mi casa, en un monitor “enorme” de 17″ de pantalla plana y TRC.

 

Posteriormente las tarjetas de audio integradas mejoraron bastante y no me dio por adquirir una en especial para mejorar el audio que resultaba “decente” saliendo de la PC, el software mejoró muchísimo, y en fin que no había razón obvia para que se tuviera que hacer un upgrade, además que la Mac y las laptops no ofrecían ranuras de expansión. . .

Luego llegó la época de los DAC y aunque son muy bonitos y funcionan muy bien, sentía que algo les faltaba, quienes siguen este Blog sabrán que hasta entradas específicas de DAC’s he realizado y he hablado en específico de tarjetas de sonido ya.

El año pasado comencé a tener la necesidad de añadir una tarjeta de sonido a este equipo desde el que escribo estas líneas y la elegida fue la Creative Sound Blaster Z, que es la que mejor se adaptaba a mis necesidades en este momento

Bueno, y así fue que llegó esta maravilla el viernes pasado a mi casa, el unboxing es muy básico solo contenía:

  1. La tarjeta propiamente dicho
  2. Un mícrofono de doble captor, de alta capacidad, así dice la cajita y
  3. Los drivers y manuales, en CD, si, tenía años de no instalar drivers en CD

Despues de desembalar la tarjeta viene el proceso de montarla en el gabinete, no tomé demasiadas imágenes, pues no saque el gabinete de su sitio solo corrí la tapa y ubique un puerto PCI-e libre y lo coloqué, es una de las grandes, muy grandes ventajas de los gabinetes de servidor, en otra ocasión les platicaré de como un servidor funciona de PC de escritorio y son muchas sus bondades y su principal debilidad es que traga energía como plancha, en fin que coloque la tarjeta en el gabinete y sus “coquetos” foquitos se encendieron y será probablemente la última vez que se verán pero. . . fue bonito verlos.

Una vez instalada y con sus drivers propiamente instalados, les he de comentar que no es nada del otro mundo conectar las bocinas amplificadas en las salidas correspondientes y seguir las instrucciones para configurar la salida envolvente, como les comente tengo unas ya antiguas Altec Lansing AVS500, que sin ser nada del otro mundo han sobrevivido como 15 años ya y producen una muy buena respuesta, ajustando los parámetros necesarios les puedo comentar que la escucha es tersa, llena de detalles y sin lugar a dudas es de las mejores experiencias auditivas con un par como las bocinas amplificadas  y la Soundcard dedicada, aunado a los archivos en FLAC que he estado utilizando.

Pero no todo sería con las bocinas multicanal, también lo conecté al amplificador estéreo Kenwwod MA-5 que tengo aquí de acompañante perpetuo, aquí se conectó con una salida de 3.5 mm y desde arrancar, la experiencia es totalmente enriquecida, el amplificador y sus bafles se sintieron rejuvenecidos, la definición de frecuencias es espectacular y la calidad de definición en bajos y altos no tiene rival hasta el momento conocido, sí. incluido el DAC Fiio Q1 Mark II no  lo había notado con tanta claridad, usando tanto archivos en formato FLAC, o DSD a través de la aplicación del NAS Synology.

Por último les platicaré que mis audífonos Sennheiser HD 599 de 50 ohms de impedancia siempre me habían parecido muy correctos, pero un tanto desangelados, por la falta de contundencia, en especial en las frecuencias bajas, he de decir que con la salida de la Soundcard, siempre me han parecido grandiosos en cuestiones de “Escena musical” pero la calidad de la tarjeta de sonido en especial procesando archivos con calidad DVD o Blueray es sencillamente superior, no le alcanza un DAC de Blueray de sobremesa, o mucho menos el sonido de la TV, y lo puso muy pero muy cercano al AV/Receiver que tengo en la sala de la casa, así que cumplió todas mis expectativas y quizá, un poco más.

Cabe señalar que todas las funcionalidades son modificables a través del uso del panel de control que nos proporciona SoundBlaster, y que cambiar de la salida de altavoces a la de auriculares es tan simple como prender y apagar un interruptor.

Conclusiones

Como podrán imaginar a estas alturas del artículo, no le veo muchas cosas que criticar al equipo, y trataré de ser lo más objetivo posible así que, aquí voy:

  • La principal ventaja que le encuentro es la mejora directa en cualquier medio que se le conecte, hará más brillante la salida de audio y te hará mejorar tu experiencia auditiva
  • Si te gusta jugar también es altamente recomendada, te va a dar ventajas competitivas sobre tus adversarios, pues al mejorar la calidad del sonido, localizarás a los mismos por sus sonidos (Sí fortnite te verá diferente después de esto)
  • Los DVD y Blueray así como los archivos en buena resolución te darán las gracias por haber mejorado tu tarjeta de audio, pero, yo uso Apple Music y Amazon Music y he de decirte que en ambas la experiencia ha sido bastante buena

Ahora hablemos de los probables puntos débiles

  • Es interna, la puedes usar en una sola computadora, y no no es compatible con una laptop
  • Requiere un puerto PCI-e, y quizá tu motherboiard no tiene uno disponible
  • Es cara, si, un poco, y quizá por 130 dólares podrías comprar otras cosas, pero, insisto en que esto le hará mucho bien a tu computadora
  • Es compatible con Windows y Linux, pero, en Linux pueden ser un dolor de cabeza (Esta no la he probado en Linux, y no creo hacerlo)
  • Este no es un punto malo, pero si vas a invertir en una tarjeta de sonido decente, tendrás que invertir en archivos decentes, en unas bocinas decentes, o unos audífonos igualmente. . . decentes
  • Y por último, tiene unos foquitos rojos!!! así que necesitas un gabinete con ventanita para poder verlos

Espero que les haya agradado esta entrada y me gustaría mucho que dejaran sus comentarios aquí, prometo responderlos. Gracias y hasta la próxima entrega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.