El Discman d-33 en mi vida

  • por
Reproducir vídeo

Esta entrada es de esas en las que tenemos ya bastante tiempo pensando y que por uno u otra razón no escribe uno, pero hoy se dió un evento de esos que te impulsan a hacerlo, hoy via el «Marketplace» de Facebook, llegó a mis manos un Discman D-33 de Sony de nada más y nada menos que de 1991, muchos de ustedes son más jóvenes que mi Discman, y me da alegría poder compartirles el como fue una parte de mi juventud (Si, ya me siento todo un abuelo)

Estuve cabilando el tema de la siguiente entrada y ha habido muchas noticias importantes en esta semana, dos en específico me llamaron la atención, la primera es la salida de iOS 13, que si, trajo buenas noticias para los audiófilos, y que será muy probablemente la siguiente entrada y la salida al mercado de Amazon Music, que promete mucho y no me quita el sueño realmente, ya en la entrada anterior comentaba sobre como Tidal infla las frecuencias, la puedes consultar aqui. Y por ello no perderé tiempo en ello, ni en todo este cuentote que les estoy lanzando.

El d-33 y el Discman

El discman fue la apuesta de Sony para llevar al terreno móvil los discos compactos,los primeros salieron a finales de la decada de los 80’s del siglo pasado, y fueron toda una revolución, aunque tenían inconvenientes, tales como:

  • Eran muy pesados
  • Con cualquier vibración se «saltaban» la canción o algunos segundos
  • Consumían muy rápido las pilas, y los primeros usaban 4 pilas alcalinas, ni hablar de las de carbón/zinc que de plano duraban una hora o menos.
  • Ni soñar usarlos en el carro, aunque posteriormente se inventó un gadget para «amortiguar» los golpes
  • Menos usarlos para hacer ejercicio, si con la marcha normal brincan, corriendo . . .

Por otra parte, tener un Discman, era. . . un tipo de estatus, ser el más «gadgetero» del salón, popular, o impopular, por lo mismo, y aquí en México llegaron masivamente alrededor de 1992.

El D-33 tiene cierto valor en mi vida, y es que en aquel lejano 1993 cuando salí de la secundaria, me regalaron uno y como buen bachiller quería ser el más tecnológico de la escuela y me lo robaron. . . con todas las consecuencias que ello traía, casi casi el destierro y pérdida de los derechos familiares. . .

La familia

Son 3 D-33 y un D-34 que prácticamente son idénticos, cada uno tiene una historia y un aprendizaje, el primerofue adquirido vía Mercado Libre una verdadera ganga, por $1,200.00 MXN podía tener el cd player de mi juventud y decirle a mi papá «Mira! Regreso el Discman, ya estoy de nuevo en tu testamento» pero. . . no todo fue bueno, el vendedor argumentaba que sus equipos y reputación eran perfectas y cobraba «por fuera» y ese fue mi error, al cobrar así no hay forma de obligarle a que respondiera por el equipo, y si. llegó despues de unos días, yo muy feliz recibí mi paquete por «Mexpost» (Es el único que he recibido a´si en mi vida) y al colocarle las pilas observo que no gira el disco, trato de girarlo con la mano y. . . está atorado, al momento de levantar mi queja en ML el tipo me comienza a insultar pues «Tiraba su reputación» y me pedía que le regresara el equipo para repararlo. . . soy güey pero no tanto, y pues se quedó con su tache mala y yo con un bonito pisapapeles que me confirmo mi radiotécnico de confianza que estaba mas tocado que sexoservidora en día de quincena…moraleja, nunca compres en mercado libre si no es con «mercado Pago». . .

Los D-33 y el D-34 también fueron por Mercado Libre, pero con mercado pago ycomo los ven, están en perfectas condiciones y sus vendedores obtuvieron sus estrellitas. Y el último llegó hoy y fue por el marketplace de Facebook, lleve mis pilas, mi Cd de confianza y nadie me impidió probarlo, con calma y checarlo con tiempo, y fue una buena experiencia.

 El sonido

Bien, pero una vez superados  mis traumas de la infancia y con los vendedores, hay que hablar del sonido, estos equipos no traén ecualizador, y solo reproducen discos compactos, no radio, no USB, no bluetooth, no nada, así que al ser especialistas podemos esperar un sonido bueno. . . y no defraudan, te ofrecen un sonido claro, nítido, y muy pero muy potente, ah y ese pequeño letrero amarillo que dice «MegaBass» pues le da un tono más cálido a la relación original, el paquete original venía con unos audifonos MDRw-a12 que se «doblaban» y podían reproducir frecuencias de 40Hz a 17 KHz, toda una locura en los 90’s y con la «coloreada» del Mega Bass no tenían rival simplemente, sin mencionar sus 120 MiliWatts de potencia que son los causantes que del lado izquierdo no escuche bien. . . si jóvenes no le suban a todo, si se daña el oido, y hoy está prohibido por reglamento de la IEEE que se de una salida superior a los 105 dB en un equipo.

Çon unos audífonos modernos la experiencia es estupenda, nos olvidamos por completo de usar el MegaBass y la respuesta plana del equipo es suficiente, con los M500 de Kef, ya muy mencionados en este blog, he de decir que son la mejor experiencia que he tenido con un equipò portátil,considerando que ningún equipo actual puede tener para solo reproducir música 4,600 mAh provenientes de 4 pilas alcalinas AA, y esa es una gran diferencia, que en los 90’s nos valía dos habas el medio ambiente y el calentamiento global y contaminar de más los mares y ríos, y nos permitía tener estos derroches energéticos.

Los accesorios

Como ya les conté tenían muchos accesorios, pero a mí los más importantes son dos: la base anti saltos y el eliminador de batería, comenzaré por la base anti saltos

Esta base es una colección de resortes que «muellean» de un lado a otro y absorben en lo posible los golpes que tiene el equipo en el carro y es algo similar a lo siguiente:

Para montarlo, hay que ajustar los agujeros especiales insertarlos, hacer «clic» y colocarlo sobre una superficie «estable» que. . . en un carro no hay, pero he de decir que no hace tan mal trabajo, y si reduce en mucho el salto de las canciones, años después desarrollaron el «antiskip» electrónico que consistía en hacer «búfers» de memoria en el que se leía la información del Cd y se almacenaba en memoria de estado sólido antes de pasar al DAC, pero eso ya fue muchos años después, como por el años 2000. . .

El otro accesorio que quiero resaltar es la fuente externa de alimentación, que es de la módica cantidad de 9 volts a 600 mili ampers es decir es grandecita, y tiene la responsabilidad de entregarle toda la potencia que requiera nuestro equipo, y se calienta. . . bastante, y no hay que menospreciarla, tiene poder suficiente para limentar una tv de 12″ con «Flyback» eso ya te dará una idea de que no nos importaba el cambio climático hace 30 años.

Los audífonos, de fábrica traían unos coquetos MDR-A10 que. . . ¡¡se podían plegar!! sí, fue la primera vez que se veía eso que hoy es más común que el chicharito en la banca de cualquier equipo, y he de decir que eran muy buenos (los audífonos, no el chicharito Hernández) daban una salida cálida, interesante, que no se saturaba fácilmente y permitia subirle a todo el volumen (ya les conté de mi oído izquierdo, ¿verdad?) y eran muy atractivos, como un «cadillac» hecho audífono.

Y bueno, yo no tengo mis MDR-A10, que. . . se perdieron en el tiempo, pero. . . tengo unos MDR-W08 que son, casí igualitos, y he de decirles que si bien, no son hermosos, si son estéticamente atractivos y no suenan tan mal, considerando que tienen 30 años y que no tienen la misma tecnología que los actuales y que el costo es ridículamente bajo, no son tan malos.

Conclusiones

Primeramente, NO COMPREN SIN PODER PROBAR NADA, o sin poder reclamar, vaya, puede que sea más caro, pero siempre se puede perder más de la pequeña comisión que se lleve el intermediario.

En cuestiones de los Discman’s pues decirle a los jóvenes que si nunca han usado uno de estos equipos, se han perdido muchísimo, que no han tenido la experiencia de escuchar un disco completo, y de disfrutarlo directo de un disco compacto, sin compresiones, sin streamings, que los pueden tener en las manos, y hasta leer las letras de las canciones en los «booklets» de cada disco, es algo muy diferente a lo que puede suceder con los vinilos o los cassettes.

Y que si se encuentran un D-33 en su camino, véndanmelo. . .

Espero sus reacciones y comentarios de todo corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.