Cómo aplicar Thinking design para definir proyectos

El Thinking design es una metodología que a través de un modelo visual nos permite resolver problemas complejos, en esta ocasión me permito compartir un “lienzo” o canvas para el desarrollo de proyectos usando “Thinking design”

La técnica consiste en reunir a todos los involucrados en el proyecto, a cada asistente se le entrega un marcador, de preferencia de un color único y un juego de notas adhesivas, igualmente de un color único, esto con el objeto de identificar quién propuso qué.

A continuación pasamos por presentar el lienzo impreso de preferencia en gran formato, yo lo imprimo a 60 cms de ancho y funciona muy bien, el lienzo tiene la siguiente información:

Siempre hay que iniciar por dar título a nuestro proyecto, una vez realizado esto, se procede a dirigir la reunión, comenzando con la justificación del proyecto, el director debe de provocar que los involucrados comiencen a dar ideas, en cada post-it se debe escribir una sola idea, y pegarse en el lienzo, no hay ideas malas, y se deben aceptar todas.

Una vez realizada la justificación hay que pasar a los objetivos, preguntar ¿Qué queremos que satisfaga nuestro proyecto? Igualmente escribir una idea por nota, buscar consenso entre los asistentes y depurar los objetivos del proyecto. Una vez planteados los objetivos escribir los beneficios que nos traerá el desarrollo de este proyecto, los beneficios no necesariamente son en plata, puede ser en mejora de eficiencia, reducción de rotación de empleados, etc., que de una u otra forma se convierten en plata.

El siguiente paso es crucial, definir quiénes son nuestros clientes – proveedores internos y externos, si logramos definir desde el principio estas relaciones aseguramos virtualmente el éxito del proyecto, los espacios pequeños tienen el propósito de no extender demasiado la lista de clientes internos – externos.

Hay que considerar siempre las restricciones, a menos que sean proyectos ideales no tendrán restricciones, saber cuánto presupuesto hay y cuáles son las prioridades también es clave en el desarrollo de cualquier proyecto.

El siguiente paso es preguntar ¿Qué quiere el cliente? Probablemente en este paso nos demos cuenta que los requerimientos del cliente no tienen mucho que ver con lo que nosotros planeamos, hay que contestar de manera apegada a las necesidades de nuestros clientes, evitar poner características que no les resuelvan sus carencias y que solo elevan los costos, aquí viene la depuración de los objetivos y de la justificación del proyecto.

Ya depurado el proceso estamos en condiciones de emitir los entregables, listar los entregables apropiados del proyecto, evitemos ser vagos, si proyectamos un bar, evitemos decir que entregaremos borrachos, el entregable es el conjunto de bebidas que produzcan la fidelidad de los clientes, hay que definir cuantos productos y sus características.

Liste los riesgos que puede provocar la generación de sus entregables, y posteriormente liste quienes estarán involucrados y sus actividades dentro del proyecto. Indique cuando deberán estar los entregables listos y donde serán entregados.

Por último realice un estimado realista de sus costos, recuerde que hasta el mobiliario toma un desgaste y ese desgaste hay que estimarlo, eso evitará que termina desfalcado.

Espero que está guía les permita aplicar de manera adecuada el thinking design en el planteamiento de sus proyectos.

Para descargar el lienzo haz click aqui

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *